miércoles, 12 de septiembre de 2018

Gratitud

Por Alida María Madero

 
La gratitud da sentido a nuestro pasado, trae paz al presente y crea una visión para el mañana.
Anónimo

Hace tiempo realicé un ejercicio muy especial: publicar, en las redes sociales un agradecimiento, cada mañana, de los cien días que faltan para mi cumpleaños número cincuenta. Tuve que planear cada uno de los agradecimientos, reflexionar recorriendo mi vida y fué una práctica maravillosa. Tengo tanto que agradecer: personas, momentos, errores, aciertos, decisiones y experiencias.

Gratitud. Esta emoción surge en respuesta al reconocimiento de un favor que se nos ha concedido. Es un sentimiento profundo, capaz de cambiar nuestra actitud, nuestro estado de ánimo, y que nos ayuda a transformar la manera de interpretar la realidad que nos rodea.

¿En qué consiste ser agradecido? “Gracias” es, definitivamente, una palabra cortita, tiene solo siete letras, es fácil de pronunciar y probablemente fue una de las primeras palabras que te enseñaron de pequeño. Significa el “reconocimiento de un favor en voz alta”. Agradecer sería entonces reconocer la actitud, conducta o acción de alguien que influye de manera positiva en nuestra vida.

Estamos por terminar este año y quiero invitarte a que realices este ejercicio: haz un recuento de las bendiciones que has recibido, como estar vivo, sano, contar con el amor y la amistad de las personas que son importantes para ti. 

Si recibiste buenas noticias de un ser querido o elogios por un trabajo bien desempeñado, si disfrutaste tiempo con personas especiales para ti –tu esposa, esposo, hijos, amigos–, si aprendiste algo nuevo, si hiciste un viaje o viste un sueño cumplido, si recibiste un sencillo gesto de cariño, una sonrisa inesperada o viviste un instante de armonía, anótalos. Y antes de realizar nuestra lista de deseos para el próximo año, detengámonos a agradecer el camino recorrido hasta hoy. 

Cuando somos agradecidos nuestras emociones son más positivas, nuestra energía es mucho mayor y nuestra autoestima crece. Además, el agradecimiento tiene el poder de convertir las dificultades en oportunidades, los problemas en soluciones y las pérdidas en ganancias.

En mi ejercicio, que se llama #100to50, llevo pocos días, pero ha resultado algo maravilloso para mi persona; mi actitud es alegre, segura y sonriente. Tengo cien días para agradecer todo lo que me ha traído hasta aquí, las personas que han tocado mi vida y son parte de lo que hoy soy. Llego a los cincuenta años de vida y los viviré feliz y plena, con los ojos abiertos y el alma atenta.

Todos estamos hechos de estrellas, y cada persona o circunstancia que llegó, tocó, cambió, transformó y a veces salió de tu vida dejó su brillo en ti, y tú resplandeces si lo notas y agradeces.

Comprueba por ti mismo el poder de esta pequeña palabra: Gracias.


(*) Alida Madero, es Ingeniero en Industrias alimenticias egresada de la Universidad de Monterrey (UDEM). Tiene diplomados en Logoterapia y Desarrollo Humano. Actualmente coordina el programa Foccus Prematrimonial en la Arquidiócesis de Monterrey, el cual  trabaja con las parejas que están comprometidas para contraer matrimonio. Contáctame en foccusmonterrey@gmail.com


No hay comentarios.:

Publicar un comentario